Cardiología

 cardiorespiratori@hvmolins.com      Hojas de remisión de casos

El estudio cardiaco

Para evaluar un paciente con sospecha de patología cardiaca o respiratoria es importante realizar un correcto protocolo diagnóstico. En primer lugar se debe realizar una completa anamnesis y examen físico para posteriormente continuar con las pruebas complementarias oportunas en función de cada paciente. 

Exploración y examen físico

Mediante la anamnesis se deben recopilar datos de la reseña del paciente como edad, raza, sexo, antecedentes de enfermedades previas, resultados de las distintas pruebas realizadas, tratamientos administrados, dosis y respuesta a los mismos, vacunas, historia familiar, cirugías, etc. Se debe realizar una exploración física completa. La auscultación cardiaca exige seguir una técnica ordenada y sistemática. Se deben auscultar los cuatros focos valvulares cardiacos.

  • Radiología cardiaca

Desde el punto de vista cardiológico una buena radiografía permite valorar la presencia de:

  1. anomalías en la posición, el tamaño y la silueta cardiaca,
  2. identificar signos de insuficiencia cardiaca, y
  3. evidenciar patologías torácicas extracardiacas que puedan estar relacionadas con el cuadro clínico que presenta nuestro paciente (patologías de mediastino, pleura o pulmonares).

Aunque el examen radiográfico es fundamental en cardiología, hay que tener en cuenta que debe analizarse como una parte de todo un protocolo para llegar a un diagnóstico preciso. No hay que olvidar que perros con patologías cardiacas como arritmias, degeneraciones valvulares, malformaciones congénitas,… pueden tener radiografías torácicas totalmente normales. Igualmente variaciones de lo que se podría considerar normal pueden corresponder simplemente a variaciones anatómicas de la raza, a la fase del ciclo respiratorio o cardiaco, o a los parámetros con los que se ha realizado la radiografía.

  • Electrocardiograma

La electrocardiografía consiste en el registro y estudio de la actividad eléctrica generada por el corazón a través de la colocación de cuatro electrodos cutáneos que transmiten la información eléctrica hasta el electrocardiógrafo. Este registro se denomina electrocardiograma.

  • Ecocardiografía

La ecocardiografía es una técnica de diagnóstico muy valiosa pues nos permite evaluar lesiones valvulares, el tamaño de las cámaras cardiacas, la función miocárdica, la presencia de efusiones pericárdicas y diagnosticar las distintas cardiopatías congénitas. Para poder realizar un buen estudio ecocardiográfico suele ser necesario rasurar por ambos lados la zona donde se note con mayor intensidad el latido cardiaco. También hay que afeitar una pequeña porción de pelo caudalmente a la última costilla cerca de la zona ventral por el lado izquierdo. En algunos casos se puede evitar usar la peladora humedeciendo el pelo con agua y jabón. Para realizar un completo estudio ecocardiográfico, a menudo es necesario dejar al paciente ingresado durante varias horas ya que en ocasiones es mejor ir haciendo pausas en el proceso de obtención de imágenes.

 

  • Registro Holter de 24 horas

El Holter, o también llamado sistema de electrocardiografía ambulatoria, consiste en un dispositivo portátil no invasivo que registra la actividad eléctrica cardiaca de forma continua durante 24-48 horas. Es una herramienta muy útil que permite superar ciertas limitaciones del electrocardiógrafo ya que el ECG que podemos realizar durante un periodo de 5 minutos no es representativo de la actividad eléctrica del corazón de todo el día pues las arritmias pueden surgir de forma intermitente en cualquier momento.

  • Fluoroscopia

La fluoroscopia es una técnica de imagen que permite obtener imágenes en tiempo real de las estructuras internas del paciente. Este tipo de equipamiento resulta imprescindible si se quieren realizar técnicas de diagnóstico y tratamiento más avanzadas como angiocardiografías, oclusión de ductus mediante ACDO, valvuloplastias, o implantación de marcapasos.

STENT TRAQUEAL

Una de las causas más frecuentes de tos seca en los perros de raza pequeña y edad avanzada es el colapso traqueal, que consiste en el cierre de la tráquea debido a la presencia de una menor rigidez de los cartílagos y un aplanamiento de los anillos traqueales. Se trata de una patología dinámica que se manifiesta de forma más intensa cuando nuestra mascota se pone nerviosa, bebe agua, hace algún sobreesfuerzo,…Si el paciente no responde al tratamiento médico, en algunos casos se puede colocar un stent traqueal. Se trata de un dispositivo autoexpandible que se coloca dentro de la tráquea y permite obtener una estabilidad de la estructura traqueal evitando su colapso. Es importante resaltar que este dispositivo no es un tratamiento para hacer desaparecer la tos sino para mejorar la dificultad respiratoria.

VALVULOPLASTIA PULMONAR

La estenosis pulmonar es una malformación congénita que consiste en un estrechamiento del tracto de salida del ventrículo derecho. En los casos realmente graves se puede observar intolerancia al ejercicio o fatiga tras un esfuerzo físico importante que puede incluso terminar en un síncope. Lo más característico de la exploración física es la presencia de un soplo sistólico que se ausculta mejor a nivel de la base cardiaca por el lado izquierdo. La valvuloplastia de balón es el tratamiento de elección en pacientes con estenosis pulmonar grave. Esta técnica permite reducir en la mayoría de los casos el grado de obstrucción.

CIERRE DEL CONDUCTO ARTERIOSO PERSISTENTE MEDIANTE INTERVENCIONISMO

En conducto arterioso persistente (CAP) es una malformación congénita que se diagnostica tras un examen rutinario en los primeros meses de vida. Consiste en la presencia de un vaso sanguíneo que permite el paso de sangre desde la aorta hacia la arteria pulmonar. En condiciones normales este vaso se cierra en el nacimiento. Para evitar complicaciones graves es necesario cerrar este conducto en los primeros meses de vida ya que de lo contrario puede comprometer la vida del paciente. Hasta hace pocos años, la única técnica quirúrgica para resolver la presencia de un CAP consistía en realizar una cirugía torácica. Como alternativa a la cirugía convencional, hace poco más de 10 años se empezaron a utilizar técnicas de oclusión mínimamente invasivas a partir de cateterismos vasculares a través de la arteria femoral. Estas técnicas mínimamente invasivas ofrecen un alto índice de éxito y una recuperación postoperatoria excelente en comparación a la cirugía convencional. El pronóstico del paciente una vez intervenido suele ser excelente ya que normalmente la cirugía puede llegar a considerarse “curativa” siempre y cuando se realice antes de que haya cambios hemodinámicas y estructurales irreversibles en la función cardiaca.