Etología

¿QUÉ ES LA ETOLOGÍA CLÍNICA?

La etología es la ciencia que estudia el comportamiento animal. Nos proporciona las herramientas necesarias para ayudar a solventar los conflictos emocionales que sufren nuestros animales de compañía, que al final perturban todo el equilibrio de las relaciones sociales. Estas relaciones incluyen tanto las intra-específicas (entre animales de la misma especie) como inter-específicas (entre animales de distinta especie o de su relación con las personas). Las interacciones sociales se pueden dar en el hogar, durante el paseo  o las visitas al hospital veterinario.

Desde un incómodo paseo a base de tirones, ladridos interminables cuando sale al jardín, destrozos en casa a la vuelta del trabajo, gatos que dejan de usar su bandeja de eliminación, hasta animales que atacan a otros animales o incluso a personas…son ejemplos de problemas de conducta, que se pueden intentar solucionar. Ante la aparición de cualquier comportamiento que nos resulte molesto, debemos consultar a un especialista por si se trata realmente de un problema de conducta o forma parte de un comportamiento especie específico. En muchas ocasiones, no sólo provocan malestar en nosotros, sino que se trata de una patología que presenta nuestra mascota que puede comprometer su bienestar.

La figura principal dentro del campo de la etología es el etólogo. En nuestro hospital, el veterinario etólogo, combina la figura de un veterinario y la de un especialista del comportamiento animal. En ocasiones, puede resultar  de vital importancia, ya que tanto el estado de salud, como los cambios de comportamiento pueden ir relacionados. Sólo un veterinario etólogo podrá prescribir medicaciones específicas para el tratamiento de ciertas patologías.

Otra figura que colabora y que complementa el trabajo del etólogo, es el educador canino. Ayuda al propietario a ejecutar la parte práctica necesaria para el tratamiento pautado. Enseña tanto a propietarios como a mascotas los mecanismos para poder  resolver los conflictos que se pueden dar en el día a día y que forman parte del problema de conducta.

Por último no olvidemos, que basándonos en la etología, podremos prevenir problemas de conducta en nuestros animales.

LA VISITA DE ETOLOGÍA: PREGUNTAS FRECUENTES

 ¿En qué consiste?

Podríamos describirla como, la entrevista que realizará el etólogo, acompañado en muchas ocasiones del educador canino, con la intención de recoger toda la información necesaria para intentar llegar a uno o varios posibles diagnósticos del problema. Se inicia el tratamiento que se considere oportuno, normalmente basado en pautas para aplicar en casa y en su ámbito social.

¿Cuánto dura?
Normalmente las visitas de etología transcurren en una hora aproximadamente, pero el tiempo puede variar dependiendo del problema en sí o de la información que se pueda aportar sobre el animal y la relación con él. Es importante disponer del tiempo necesario para recabar al máximo en la vida del animal y la relación con su entorno y familia.

¿Quién debe venir?
Si fuera posible deberíamos buscar un día en el que puedan asistir el mayor número de miembros del hogar o de personas, que aún no viviendo con él, tienen una relación estrecha o son testigos de los incidentes que  llevan a solicitar la visita etológica.
Siempre que se pueda, deberían venir también los animales implicados en el problema, evitándolo si ello pudiera empeorar el problema de nuestra mascota o provocarle mucho estrés.

 

¿Se pueden realizar visitas a domicilio?
No hay ningún problema por realizar las visitas de etología en el domicilio familiar. En algunas ocasiones, según el problema del que se sospeche por parte del etólogo, podría ser recomendada por parte del profesional, ya que la información obtenida puede ser más eficaz para el futuro tratamiento del animal.

¿Sólo tengo que venir una vez?
Según la patología que sufra el animal, la capacidad de desarrollar las pautas requeridas por el etólogo, el tiempo disponible para la realización de los ejercicios o incluso de la necesidad de intervención del educador canino, esto puede variar.
En esta primera sesión se indican una serie de pautas a aplicar en el entorno de su mascota como parte principal del tratamiento y unas revisiones, en el centro o vía telefónica, para seguir la evolución del caso.

¿Tendrá que tomar medicación?
Existen medicamentos que ayudan en algunos problemas de comportamiento, pero hemos de ser conscientes de que el uso de estos, sin acompañarse de unas buenas pautas e incluso de sesiones de trabajo con el educador canino, no solventarán el problema por si solos.
El veterinario etólogo recetará fármacos si lo cree necesario explicando los motivos de esa medicación, siempre como parte de un tratamiento global.
También existen tratamientos de feromonas, nutraceúticos y otras alternativas que se valoran de forma individual con cada caso.

EL EDUCADOR CANINO

El educador canino tiene  conocimientos del comportamiento del perro, y conoce las técnicas necesarias para realizar la parte más práctica del tratamiento pautado por parte del etólogo para ayudar a nuestra mascota:

  • Clases de cachorros: nos ayudarán a conocer mejor las conductas naturales de nuestro perro y su integración en nuestro hogar, desde su llegada y durante sus primeros meses de vida.

 PRÓXIMAS FECHAS PROGRAMADAS

  • Adiestramientos: que a su vez se pueden dividir en: 
  1. Adiestramientos grupales : creamos un entorno similar al que se puede encontrar en su vida    cotidiana. El educador facilita las correcciones oportunas y la presencia de más perros y personas, la socialización necesaria para el animal. Estos grupos son reducidos garantizando así el trato oportuno a cada familia.

PRÓXIMAS FECHAS PROGRAMADAS

  1. Adiestramientos individualesestos nos ofrecen la posibilidad de incluir a todos los miembros de la familia en unas sesiones basadas en el juego y las recompensas alimenticias, que buscan tener un mayor control del animal y un vínculo más estrecho con él. Siempre con educación en positivo se les intenta enseñar unas órdenes básicas para facilitar la interacción de la mascota con el propietario.
  • Modificación de conducta: tras haberse realizado la visita de etología el educador canino,  mediante estas sesiones, utilizará las técnicas oportunas, para intentar resolver el problema  de su mascota de la forma más rápida, cómoda y segura, según las pautas establecidas por el etólogo.

 

No debemos olvidar que en algunas ocasiones, bien sea por recomendación del profesional o por necesidad de la familia, se pueden realizar sesiones con el educador canino a domicilio.